Da2 Top 100 – Kemet

Diseñador: Jacques Bariot, Guillaume Montiage

Arte: Dimitri Bielak, Emile Denis, Nicolas Fructus

Editorial: Matagot

Año de publicación: 2012

Número de jugdores: 2 − 5

Duración: 90 − 120 minutes

Dependencia del idioma: Independiente

INTRODUCCIÓN

Kemet nos remonta al antiguo Egipto, pero no a la época de los grandes faraones, nos transporta aún más atrás en el tiempo, al momento en que las tribus del alto y bajo Nilo se unen para formar una de las más gloriosas civilizaciones antiguas. Vamos a ponernos en la piel de los dioses de esas pequeñas tribus. Pugnaremos por ser el Dios dominante en la religión del nuevo imperio. Para ello todo sacrificio de nuestros adeptos será poco para alcanzar lo más valioso para cualquier Dios antiguo, los puntos de victoria.

Sus autores Jacques Bariot y Guillaume Montiage, sólo habían hecho previamente un juego familiar como Nefertiti, eso sí con temática egipcia. Sin embargo en Kemet dan un salto cualitativo importante en complejidad y calidad.

El apartado artístico está capitaneado por Dimitri Bielak, habitual de FFG con participación en títulos como Descent, El Señor de los Anillos LCG o Blood Bowl Team Manager.

COMPONENTES

20150529_175448No sólo tenemos material de primera calidad en abundancia sino que además gráficamente es muy llamativo, cualquiera que sin conocerlo (ya quedan pocos) pase por delante de él se para a preguntar. Tenemos un tablero a doble cara para adaptarlo al número de jugadores, losetas, minis de plástico para representar nuestras tropas, siete miniaturas envejecidas para nuestras criaturas míticas, cartas de distintos tamaños, tokens de plástico, dados de cuatro caras para representar nuestras pirámides.

Suerte que este juego sea de 2012, porque así tiene un precio acorde con el material que trae, si este juego se publicara ahora sin duda nos pedirían los cien euros de rigor con crowfunding de por medio.

COMO SE JUEGA

Cada ronda consta de dos fases, fase de noche (fase de mantenimiento) y fase de día (fase de acciones). El juego termina automáticamente en cuanto al menos un jugador alcance 10 puntos al final de la fase de día. Quien más puntos de victoria tenga será el ganador, en caso de empate ganará el que más puntos “rojos” tenga, es decir los ganados en batalla, porque este juego invita a pelear. Si aún permaneciera el empate ganaría el jugador que actuó primero puesto que en este juego actuar después es una gran ventaja, sí es un juego en el que el oportunismo es la clave del éxito.

En Kemet hay dos tipos de puntos, permanentes y temporales. Los permanentes se adquieren al ganar batallas como atacante, mediante alguna loseta de poder o controlando dos templos al final de una fase de día. Los temporales van asociados al control de determinadas estructuras como templos o pirámides.

Fase de Noche

Es la parte de mantenimiento del juego, cada jugador recibe una carta de favor divino y dos puntos de oración por defecto más los correspondientes a los templos que domine. Además recibirá todos aquellos beneficios que estén marcados en sus losetas con el símbolo correspondiente a esta fase, tales como puntos extra de oración, aumentos de nivel de pirámide, nuevos reclutas en la ciudad…

Fase de Día

Es la fase de acciones puramente dicha. En nuestro tablero individual tenemos representadas las acciones disponibles en forma de pirámide. Tenemos cinco acciones que tendremos que repartir en los tres niveles de la pirámide, al menos tendremos que realizar una de cada nivel. Estas son las acciones disponibles.

20150529_175438Orar. Sencillamente recuperamos dos puntos de oración (puntos de acción).

Comprar loseta. Tenemos tres espacios de acción para comprar losetas, uno por cada tipo de loseta. Podemos comprar una loseta del color del espacio que ocupemos y de un nivel igual o menor que el que marca nuestra pirámide del mismo color. Hay tres colores de losetas, rojo (orientadas al ataque), azul (defensivas) y blanco (administrativas). Comprar una loseta te costará tantos puntos de oración como el nivel de la loseta (de uno a cuatro)

Las losetas dan todo tipo de ventajas, rompen el juego por todos lados. Según las losetas que compres deberás orientar tu partida en un sentido determinado, así si te especializas en losetas rojas deberás dedicarte a atacar sin descanso a tus oponentes pero si adquieres más losetas blancas tratarás de aprovechar la parte más “euro” del juego para sacar ventaja. La clave está en ponderar lo mejor posible el tipo de losetas que adquieras pues sólo guerreando o sólo administrando no vas a poder ganar.

Aumentar pirámide. Tendremos que pagar tantos puntos de oración como el nivel que queramos aumentar (es decir que para pasar del nivel tres al cuatro tendremos que pagar cuatro puntos). Disponemos de tres pirámides en tres colores con cuatro niveles cada una. El nivel de pirámide nos marca las losetas que podemos comprar pero además tendremos un punto de victoria temporal por cada pirámide de nivel cuatro que controlemos.

Reclutar. Pagaremos un punto de acción por cada unidad. Las tropas reclutadas aparecen en las ciudades propias.

Moverse. La acción de movimiento nos permite avanzar un espacio en el tablero de juego, sin embargo añadir una criatura a nuestro ejército nos puede proporcionar más movilidad. También tendremos la opción de utilizar portales para teletransportarnos desde nuestras pirámides a cualquier obelisco del mapa gastando dos puntos de oración.

En el momento en que coincidamos con las tropas de otro jugador en el mismo espacio se produce automáticamente una batalla. Las batallas se realizan mediante cartas. Disponemos de un juego de seis cartas en la mano, para cada batalla escogeremos una de ellas y descartaremos otra, cuando hayamos gastado todas las volveremos a recuperar. Cada carta tiene tres valores, fuerza que determinará el ganador de la batalla, ataque que determinará el número de bajas que causamos y defensa que determinará el número de bajas que evitaremos entre nuestras filas. Al valor de ataque de nuestra carta hay que sumar un punto por cada unidad militar implicada más los puntos que proporcionen las criaturas, losetas de poder o cartas de ayuda divina.

El ganador de la batalla controlará la posición y obtendrá un punto de victoria permanente, pero sólo si es el atacante. Ambos contendientes podrán decidir en ese momento si mantienen sus tropas supervivientes en el tablero o las sacrifican a los dioses para recuperar puntos de oración.

OPINIONES

Kemet es mitad Eurogame y mitad Temático, eso que se ha venido a llamar últimamente Eurotrash. Cuando explico el juego siempre digo que se gana en el campo de batalla y se pierde en la gestión. El juego te invita a batallar, es básicamente una “ensalada de tortas”, pero la clave del éxito está en la gestión que hagas de tus recursos. La principal fuente de puntos está en la guerra pero si sólo te dedicas a guerrear pronto serás asfixiado por tus oponentes que dispondrán de mejores poderes, criaturas más fuertes, más acciones, cartas…

Quizá sea uno de los juegos que más he jugado y a los que más gente he enseñado a jugar pero es el único juego en el que todo el mundo ha salido contento. Nadie me ha dicho que no le haya gustado o que no haya pasado un rato divertido.

Bien es verdad que tiene efecto líder, si no te va esto debes tenerlo en cuenta. A mí no sólo no me disgusta sino que disfruto de estos juegos tipo Cosmic Encounter o Mythotopia, esos momentos de pactos, discusiones y traiciones son para mí pura diversión.

En definitiva, un juego “must have” para todos aquellos a los que les gusten los híbridos entre Temático y Eurogame. Un juego con el equilibrio perfecto entre gestión e interacción.

Jorge1077, CarlosM y Muyo en plena partida
Jorge1977, CarlosM y Muyo en plena partida
Allaro

Sobre Allaro

Alberto Lara Romero Ha escrito 5 post en este blog.

5 pensamientos sobre “Da2 Top 100 – Kemet”

  1. Aún recuerdo mi primera partida cuando tratando de evitar lo que en BGG llaman “group thinking” decidí pasar de las peleas y dedicarme a losetas. No gané, pero tras unos turnos iniciales muy lentos casi, casi fui digno competidor al final.

    Juego muy visual, pero que no me acaba de convencer y no sabría decir el motivo. Eso sí, me lo volvería a jugar sin duda.

    1. Claro, es que si lo juegas como si fuera un Euro, encerrado en tu ciudad sin pegarte con nadie pierde toda la gracia. Recuerdo esa partida, el resto de jugadores lo pasamos muy bien.

      1. Ojo, que la partida estuvo bien y encima recuerdo que con mi táctica de “eurogamizarlo” casi gano así que tampoco estuvo tan mal :)

  2. Ojo con las veces que va este juego al club y parece que me rehuye. Recuerdo la partida que jugué hace ya tiempo y el juego me gustó mucho aunque pequé de eurizarlo y no di muchas leches, lo que me supuso quedar penúltimo o así xDDD

    A ver si juego alguna más y puedo poner algo más porque apenas recuerdo casi nada.

  3. A mi me encanta y lo juego menos de lo que quisiera. Como divierte creer que vas a ganar y en el último momento te joden vivo XD.

Los comentarios están cerrados.