Hasta el infinito y más allá: Una sesión de Twilight Imperium

La partida comenzó con una gran iniciativa comercial y diplomática por parte de todos los jugadores. Todos llevamos diversas viandas y comidas, dulces y saladas, para tratar de congraciarnos con el resto de razas. Finalmente usamos dos mesas, una para el juego, otra para poner las chuches y pasteles :D

Estuvimos, mas o menos, hora y media entre explicación, montaje, y desayuno. Luis cada vez explica mejor este juego (la practica, será…), pero no quita que haya que contar muchas cosas y se alargue un poco. La partida se jugó con las cartas de estrategia de la expansión y sin mas opciones adicionales, destacando que no se usaron los «turnos iniciales simulados» que otras veces usabamos y permiten una expansión inicial antes de empezar a jugar. Creo que no usarlo fué apropiado, asi Rixar y Marantito tuvieron un par de turnos de expansión mas tranquilos para asentar mecanicas. Me gustan esos turnos iniciales de expansión, que se pierden con los turnos simulados.

Tras los primeros turnos de expansión y los primeros conflictos territoriales, se fué estableciendo una inestable colaboración entre Rixar y yo, aliados naturales por estar en extremos opuestos de la mesa. Ambos intentamos controlar el avance decidido de Luis hacia Mecatol Rex, mientras Fernando se aprovechaba para colonizar territorios colindantes con los nuestros. La Baronía de Letnev (Luis) dedicaba grandes esfuerzos a mejoras tecnologicas, al igual que los Universitarios de Jol-NAr (Rixar), mientras que Marantito (Hermandad de Yin) se centro en la expansión y construcción de flotas. Yo hice lo mismo, aunque con menor empuje, debido a la poca capacidad expansiva de mi flota inicial (Sardakk N’orr).

A lo largo de la partida se aprobaron diversas leyes y en todas las votaciones salió algún tema interesante. La carta politica de la expansion hace bastante más interesantes e importantes las votaciones de la asamblea. En las fases principales de la partida, mis Sardakk N’aunque habian conseguido una buena porción de la galaxia y habian avanzado en puntos a costa, eso si, de tener unas flotas más debiles de lo que sería conveniente. Los Universitarios (Rixar) y La hermandad de Yinn (Marantito) habian levantado un gran imperio y grandes flotas y se preparaban para fostiarse en el lado oriental de la galaxia, cuando Marantito recibió un serio castigo al ser atacado practicamente a la vez por ambos flancos (Rixar y yo tuvimos la culpa). Y mientras tanto, Luis, gracias a los grandes recursos de sus sistemas natales, y los sistemas aledaños, habia levantado una gran flota, haciendose con el control de Mecatol Rex, su objetivo secreto, y el liderazgo en puntos de victoria.

Despliegue de «to lo gordo» en el Club DA2

Llegado a ese punto, con la inminencia del fin de la partida, Luis y yo, lideres en puntos, nos enfrascamos en una lucha frenética por obstaculizarnos y lograr los últimos puntos, quedando nuestos sectores de la galaxia practicamente desolados (yo llegué a sacrificar a mis propias tropas, solo para dificultar la consecución de nuevos objetivos para Luis :twisted: ). En el otro lado de la mesa, los Universitarios y la Hermandad de Yin se dieron cuenta de su retraso en cuanto puntos de victoria, aunque algo tarde. Se repitió varias veces que el Trono Galáctico se consigue con puntos de victoria, no con grandes flotas, ¡pero es facil olvidarlo!

El punto más gracioso de la partida llegó cuando, sorpresivamente, los en principio agresivos y poco sutiles Sardakk N’orr intentaron un impresionante intento de manipulación política para asignarse un punto de victoria que les destacaría sobre el resto de forma casi definitiva. Con todos los factores a favor, la influencia del resto de razas practicamente exhausta, convoqué a la asamblea galáctica… pero justo en el último momento, Luis logró ver una posibilidad de echarme a perder la votación… cosa que consiguio, forzando un empate, que desempató, en mi contra como es obvio, gracias a su posición como speaker.

deCinturon asteroides improvisado con chocopalomitas

El turno siguiente, que a la postre sería el último, mis fuerzas estaban diezmadas y Luis parecía suficientemente poderoso como para alzarse con la victoria… pero devolviéndole la jugada anterior, le robé el uso de la carta de burocracia y use los mecanismos del estado para llevarme un punto de victoria, empatarle, y forzar el fin inmediato de la partida.


Resultado final, Luis y yo empatados, con Rixar un punto por detras, y Marantito otro. Era ya muy tarde (las 8), estabamos cansados, y no miramos las reglas de desempate :D

De la partida me quedo con las cartas estratégicas de la expansión, que me gustaron mucho, especialmente la política. Tambien me gustaron los turnos iniciales normales. Y también destacaría la importancia de la composición de las flotas, más allá de lo habitual, que es decir que el que tenga más cazas gana. Marantito, por ejemplo, sufrió una dura derrota de 4 acorazados que habia dejado sin escolta, para luego aprender la lección y construir una flota barata, pero bien pensada, con la que tumbo un Sol de Guerra de Rixar. También vimos la capacidad de los destructores para diezmar los, aparentemente, todopoderosos cazas. Y por ultimo, destacar la habilidad de Luis para aprovecharse de las habilidades secundarias del resto de las cartas de estrategia del jugadores;  las utilizó muy bien en su provecho (cosa que solo puede hacerse cuando empiezas a conocer el juego).

Twilight Imperium en la bgg

Autor texto: Zorro
Fotos: Luis y Rixar
Author Image

Sobre Junta Directiva

Ha escrito 14 post en este blog.

Un pensamiento sobre “Hasta el infinito y más allá: Una sesión de Twilight Imperium”

Los comentarios están cerrados.